Fraudes y Estafas

 





 

 

FRAUDES Y ESTAFAS

Nos parece oportuno dedicar una sección de este sitio web a compartir nuestro especial conocimiento en relación a los fraudes y timos que comúnmente pueblan este sector de Internet (y otros muchos, en realidad), agobiando a los usuarios de la red con innumerables reclamos específicamente orientados a extraer la mayor cantidad posible de dinero del potencial incauto con el menor esfuerzo posible.

Dada nuestra dedicación a este particular ámbito de la búsqueda de empleo en cruceros, nos vamos a centrar en las más comunes argucias presentes en el sector:


1. Vuestro currículum llegará a “cientos” o “miles” de empresas dedicadas a proveer de trabajos en cruceros.

Rogamos a los posibles contratadores de este tipo de servicios que se pongan en contacto con nosotros y nos envíen la famosa lista de miles de envíos.

Es curioso y digno de reseñar que, entrando en estas inconmensurables listas que por su enormidad garantizan una contratación casi instantánea, os podéis encontrar con varios supuestos curiosos:

   a) Un número ramplón, que precisa y exige un manifiesto acto de fe en el eventual sufridor de la rapiña cibernética.

   b) Una lista que, si es comprobada, ofrece un número de empresas molestamente inferior al ofertado. Incluso, en algunos casos comprobados por nosotros mismos, se produce la repetición periódica de compañías a lo largo del listado, o la existencia de empresas que, de ser buscadas en Internet, no aparecen ni por referencia

Además, de llevar más lejos la investigación, podríais comprobar que muchas de estas compañías presentan un formulario de solicitud de empleo que debe ser rellenado íntegramente para poder cursar adecuadamente la solicitud. Incluso, se suele advertir de que la solicitud que no se realice a través de los mismos no será tenida en cuenta. Es su modo de evitar el correo basura. Y, en tal caso, ¿cómo hacen para hacer llegar vuestro currículum a estas compañías de la famosa lista? ¿Rellenado uno por uno docenas o, quizás, cientos de formularios por los 25, 30 ó 50 dólares que os piden por ello?

¿Os lo creéis?

2. Ofertas con descuentos especiales para los que contraten el servicio antes de tal o cual fecha límite.

Son listas muy especiales para los afortunados que han sabido aprovechar el envite y van a formar parte de los elegidos y orgullosos miembros de una tripulación. Siempre y cuando paguen la cantidad establecida antes de la citada fecha límite para el acceso a los empleos disponibles.

Fecha límite que se renueva sin cesar en el momento de su conclusión.

3. “Trabajo seguro”, “contratación asegurada”, “satisfacción garantizada”, “garantía 100%” y un lamentablemente largo etcétera.

Lo cierto es que nadie puede ofertar aquello de lo que no se dispone en absoluto.

Siendo las empresas navieras y las agencias de contratación de personal las que toman la decisión sobre la eventual contratación de un tripulante de crucero, ¿cómo se pueden hacer tales ofertas?

4. "Las verdaderas listas de direcciones", “los auténticos contactos", “las direcciones que aseguran el éxito”

Cualquiera puede hacerse con un número de direcciones de empresas del sector. Sólo es cuestión de dedicar varios días o semanas al asunto.

Ante un anuncio de este tipo, preparaos para aflojar el bolsillo inútilmente.

5. Promesa de devolución del dinero pagado para el caso de que no se concrete la contratación ofertada.

Suele ser un señuelo cubierto con posteriores condiciones, nunca presentes en el momento de contratar los servicios de tales “agencias”. Normalmente, se os requerirán las cartas de respuesta de las compañías marítimas en relación al proceso de selección de personal en que se ha participado.

“...como prueba de que has hecho correctamente el trabajo de envío de las solicitudes,.......”

Una farsa, ya que las empresas navieras no tienen obligación de contestar a solicitudes de empleo no requeridas. En otros casos, sencillamente no hay nada que recibir, pues nada se envío por parte del defraudador.

6."Formularios oficiales de solicitud", "Impreso Oficial para Trabajar a Bordo de Crucero", etc.

Ingeniosa formulación que ha servido para estafar a miles de personas en todo el mundo.

La razón: no existe ningún formulario oficial de solicitud de empleo.

7. Imponentes salarios (incluso base) que hacen posible, con un poco de ahorro por vuestra parte, una temprana jubilación en el Caribe.

Fantásticos emolumentos que en nada se corresponden con la realidad y que van orientados a cegar al visitante de este tipo de sitios. Trampas para el que nada sabe sobre un concreto sector laboral y se arriesga a pagar ante la posibilidad de que pueda ser cierto y "porque no es tanto lo que te piden".

Ante ello, es muy fácil acceder a este tipo de información visitando las páginas oficiales de las compañías navieras de cruceros y preguntando a los responsables de los departamentos de personal de las mismas.


Existen, no obstante, una serie de modos y precauciones tendentes a evitar en gran medida la posibilidad de ser víctima de este tipo de fraudes:

1. Si es posible, solicitad información adicional o referencias sobre la agencia o empresa ofertante del servicio, y desconfiad inmediatamente en caso no recibir contestación alguna o al ser ésta un modelo no personalizado.

2. Revisad la información relativa a la empresa en cuestión, presentado especial atención a su dirección física. La presencia de apartados de correos o direcciones imposibles de comprobar debe ser motivo de alarma ante una posible estafa.

3. Guardad copia de cualquier tipo de mensaje, pago, recibo u oferta que recibáis o envíes a la empresa o agencia de que se trate.

4. Igualmente, haced copia y archivo de cualquier clase de contrato o acuerdo con la agencia ofertante del servicio.

5. Desconfiad de ofertas que podrían ser consideradas como “demasiado buenas para ser ciertas”. No os ceguéis por deslumbrantes ofertas, ni os dejéis llevar por la necesidad urgente de encontrar un trabajo. Ello merma considerablemente el criterio para valorar la veracidad de la oferta.

6. No os dejéis engañar por rimbombantes nombres alusivos a entidades públicas, gobiernos, departamentos pertenecientes a sectores de la administración pública, etc. Es muy fácil colocar cualquier denominación a una empresa con el fin de hacer creer al incauto interesado que se trata de un servicio público con las consiguientes garantías.

7. Ni que decir tiene que no se debe en ningún caso suministrar números de cuentas bancarias ni de tarjetas de crédito. En caso de que se deba hacer un trámite bancario, solicitad que sean ellos los que suministren su propia información.

8. Dedicad el tiempo necesario a una detenida lectura del contrato o de la oferta presentada en el sitio web (que tiene el mismo valor que un contrato escrito para las partes) y, en caso de duda, oscuridad de los términos utilizados o cualquier clase de dificultad interpretativa o de comprensión, realizad todas las peticiones de información aclaratoria que sea preciso. Si fuese necesario, consultad los servicios de un asesor legal.

9. Desconfiad de las empresas virtuales que se niegan o desatienden reiteradamente la petición de entrega de previo contrato escrito.

10. Finalmente, en caso de que consideréis haber sido víctimas de una estafa o fraude de cualquier tipo, acudid a las oficinas de reclamación correspondientes o, si ello es posible por la posible naturaleza delictiva del incidente, a la policía.

La triste realidad es que la falta de desconocimiento de la situación actual en Internet puede tornar los esfuerzos y el tesón en una decepción y pérdida de confianza de difícil superación, truncando con ello las esperanzas de encontrar empleo en este u otro sector.

 

 



 


 

© 2005-2014 El Clíper  

Internet: http://www.ElCliper.com